El Espíritu de la Navidad

diciembre 22nd, 2014 | Posted by carlosfernandezgallardo in Calidad de vida - (Comentarios desactivados en El Espíritu de la Navidad)

Era un matrimonio pobre.

Ella hilaba a la puerta de su choza pensando en su marido. Todo el que pasaba se quedaba prendado de la belleza de su cabello negro, largo, como hebras brillantes salidas de su rueca. 

Él iba cada día al mercado a vender algunas frutas. A la sombra de un árbol se sentaba a esperar, sujetando entre los dientes una pipa vacía. No le llegaba el dinero para comprar ni un pellizco de tabaco.

Se acercaba un día especial y ella no cesaba de preguntarse qué podría regalar a su marido. Y, además, ¿con qué dinero? Una idea cruzó su mente. 

Sintió el escalofrío al pensarlo, pero, al decidirse, todo su cuerpo se estremeció de gozo: vendería su pelo para comprarle tabaco para su pipa. Ya imaginaba a su hombre en la plaza, sentado ante sus frutas, dando largas bocanadas a su pipa: aromas de incienso y de jazmín darían al dueño del puestecillo la solemnidad y prestigio de un verdadero comerciante. 

Sólo obtuvo por su pelo unas cuantas monedas, pero eligió con cuidado el más fino estuche de tabaco. El perfume de las hojas arrugadas compensaba largamente el sacrificio de su pelo. 

Al llegar la tarde regresó el marido. Venía cantando por el camino. Traía en su mano un pequeño envoltorio: eran unos humildes peines para su mujer, que acababa de comprar, tras vender su pipa.

 portal_belen

Ni siquiera este precioso cuento de amor sería un buen ejemplo del espíritu de la Navidad.

En estos días que llegan cada uno que dé su sentido a la Navidad, ¡al nacimiento de Cristo!. Eso es precisamente lo que celebramos y por lo que entre otras cosas, disfrutaremos de unos días de vacaciones, de regalos y de comer y beber en compañía.

¡Feliz Natividad!

Yo por mi hija mato

diciembre 1st, 2014 | Posted by carlosfernandezgallardo in Calidad de vida | Coaching - (Comentarios desactivados en Yo por mi hija mato)

Hace unos días el cura hablaba en la homilía sobre los grandes héroes de las películas americanas, esos que detienen una bomba sólo a falta de 3 segundos para que explote o de los que salvan al planeta tierra de una gran catástrofe natural. Son personas que se convierten en héroes por una hazaña puntual en su vida.

Luego hay otro tipo de héroes más anónimos y cotidianos. Somos todos aquellos que por proteger a los nuestros somos capaces de matar, como decía un conocido personaje de la prensa rosa española.

Pero… ¿y al revés?

Me explico, y si en lugar de matar a nadie, ¿morimos por alguien? En misa, el cura hablaba de un morir a nosotros mismos por amor a Dios.

Llevándolo a un terreno más humano, ¿por quién mueres tú? Y morir no en el sentido literal – que también podría darse el caso -, sino morir cada día a nuestros caprichos, a nuestros egoísmos, a nuestros “yo primero”; morir por alguien es anteponer las necesidades de los demás a las nuestras, empezando por aquellos a los que amamos y tenemos más cerca, pero también por todos aquellos con los que nos cruzamos cada día en el trabajo, en el autobús, en el gimnasio, en la cola de la compra o en el cole de los niños. Esto no significa renunciar a nuestros derechos y dejar que nos pisoteen. Dios dijo que teníamos que ser hermanos, pero no primos.

¡Eso sí es de superhéroes!

Todos tenemos talentos, dones o habilidades, que no son para guardárselos para uno mismo y presumir de ellos, sino para ponerlos al servicio de los demás. Para eso están. Esa es parte de tu misión en este mundo. Puedes potenciarlos y multiplicarlos, para ser todavía mejor de lo que eres. ¿A qué estás esperando? Empieza ya, hoy; no esperes a mañana, ni a la semana que viene. Ya puedes empezar a dar lo mejor de ti mismo, a sacar tu mejor yo y ponerlo al alcance de los demás, para honrarte como persona y para honrar a los otros. Tu tiempo empieza ahora.

Hay un escrito precioso de Marianne Williamson que pronunció Nelson Mandela al asumir la presidencia de Sudáfrica:

“Nuestro mayor miedo no es que somos inadecuados.

Nuestro mayor miedo es que tenemos una fuerza desmesurada.

Es nuestra Luz, no nuestra oscuridad la que nos asusta.

Nos preguntamos, ¿quién soy yo para ser brillante, hermoso, con talento y maravilloso?

En verdad, ¿quién soy yo para no serlo?

Tú eres un hijo de Dios.

Empequeñecerte no ayuda al mundo.

No hay nada inteligente en encogerte para que otras personas no se sientan inseguras frente a ti.

Hemos nacido para hacer manifiesta la Gloria de Dios dentro de nosotros.

Todos deberíamos brillar como hacen los niños; no es cosa de unos pocos, sino de todos.

Y a medida que permitamos que nuestra propia Luz brille, inconscientemente damos permiso a los otros permiso para hacer lo mismo.

Cuando nos liberamos de nuestros propios miedos, nuestra presencia libera automáticamente a los demás.”

Quizás, ya lo conocías gracias a que se hizo más famoso por la película “Coach Carter”.

Si te ha gustado, compártelo con tus amigos.

Un abrazo y gracias,

Carlos

Reduce tu nivel de estrés (II)

noviembre 3rd, 2014 | Posted by carlosfernandezgallardo in Calidad de vida - (Comentarios desactivados en Reduce tu nivel de estrés (II))

En esta segunda parte del artículo sobre el estrés vamos a ver 5 pautas, fáciles de practicar, que nos ofrece el yoga para vivir más relajadamente y con mayor calidad.

El yoga nació en la India como unos tres mil años antes de Cristo. Yoga significa unión. Unión del sí mismo individual (jiva) con la conciencia absoluta y pura (Brahman). Se sostiene sobre 5 principios fundamentales:

Respiración, relajación, meditación, ejercicio y nutrición.

yoga-mafalda1

La respiración. A diario pasamos por inadvertido algo tan vital como es el respirar. Como es automática, no le prestamos atención. La respiración es la única función corporal del sistema nervioso autónomo que podemos variar a conciencia (ni los reflejos, ni el latido cardiaco, ni la digestión, ni la temperatura…Sólo la respiración la podemos controlar a voluntad en cualquier momento y lugar).  Es la única función corporal mediante la cual podemos conectar nuestro  consciente e con nuestro inconsciente.

Con las prisas del día a día, estamos acostumbramos a una respiración superficial, en donde utilizamos sólo un pequeño porcentaje de la capacidad de nuestros pulmones. Y tan solo variando nuestra forma de respirar podemos aportarnos a nosotros mismos gran paz, sosiego,  tranquilidad y lucidez.

El yoga habla de varios tipos de respiración; quizás las más conocidas sean el Anuloma Viloma y el Kapalabhati. Pero hoy vamos a ver otro tipo de respiración más común y fácil de poner en práctica. Es la respiración abdominal. Esta respiración en teoría es la más sencilla y es la que realizan los bebés recién nacidos pero poco a poco, con el tiempo y las prisas se nos va olvidando. Permite llenar casi al completo la capacidad de los pulmones, aportando una mayor oxigenación a las células del cuerpo y una mejor eliminación de las toxinas.

Puedes ponerla en práctica de pie, sentado o tumbado Inspira y expira sólo por la nariz, llevando tu atención al abdomen; para que te resulte más fácil hacerla bien, puedes poner la mano encima del ombligo hasta notar como sube y baja la tripa con cada respiración. Cuenta hasta 10 respiraciones completas; si te pierdes o te distraes en la cuenta, empieza de nuevo.

La relajación. Una buena manera para empezar a relajarnos es hacer primero 10 respiraciones abdominales. Una vez terminadas, empieza poco a poco a prestar atención a cada parte de tu cuerpo.

Primero, con los ojos abiertos fija tu mirada sin desviarla en un punto. Puede ser una forma en la pared, una vela, un cuadro, un árbol, una casa, etc. Tómate unos cinco minutos para ello.

A continuación, cierra los ojos y durante otros cinco minutos, concéntrate sólo en los sonidos que oyes; agradables o desagradables; lo que haya está bien; sin juicios, sin etiquetar los sonidos.

Para terminar, y siguiendo con los ojos cerrados, lleva tu atención a tus sensaciones corporales; la respiración, la temperatura de tu cuerpo, alguna dolencia o punto en particular de tu cuerpo, tus sentimientos, su ubicación, etc. Quédate así por otros cinco minutos más.

Si en cualquier momento de la relajación vienen pensamientos que te distraen, no pasa nada;  dite a ti mismo que más tarde atenderás ese pensamiento y date el permiso para hacerlo. Vuelve a la concentración tantas veces como lo necesites y sea necesario. No te juzgues; no te tortures. Cuando los pensamientos vean que no les prestas atención, poco a poco acabarán por dejarte en paz.

La meditación. Existen muchos tipos de meditación y practicar cada una de ellas es un arte. La meditación libre, la dirigida, la Vipassana, la Zen la meditación caminando, la Zazen, etc.

Si nunca has meditado, tal vez lo más sencillo sea empezar con una meditación libre para que empieces a tomar conciencia de lo que es. La puedes realizar en cualquier lugar y momento y comienza con una relajación tal y como he descrito anteriormente. La meditación es el ser testigo de tus pensamientos en donde dejas vagar la mente, no tratando de retenerla en nada, hasta llegar a un estado en el que descanse en un punto de foco elegido, el que sea. Como decía el maestro yogui Swami Sivananda, “la meditación es un flujo continuo de la percepción o el pensamiento, como el flujo del agua en un río”.

El ejercicio. Los ejercicios que a todos nos vienen a la cabeza cuando nos hablan de yoga se llaman asanas. Practicarlos bien es toda una disciplina. Si puedes apuntarte a clases de yoga, te lo recomiendo. Pero si no puedes, no quieres, no tienes tiempo o simplemente te gusta hacer otro tipo de deporte, procura combinar regularmente y con constancia, ejercicios que mejoren tus sistemas cardiovascular y musculoesquelético. Hablando en cristiano, ejercicios aeróbicos como correr, montar en bici, nadar… y ejercicios anaeróbicos como el futbol, el tenis, baloncesto, paddle…

La nutrición. Lo de una alimentación sana y equilibrada, gracias a Dios lo oímos ya por todas partes y cada vez estamos más concienciados de cuidar nuestro cuerpo y lo que comemos. Procura que tu alimentación sea rica en agua y que provenga de animales o materia viva. La comida mejor si es biológica, menos adulterada, con menos química y manipulación genética.

Que comer bien no sea por dieta, ni por enfermedad o por obligación, sino porque nos hace sentir bien. Es fácil comer sano y es fácil que comer sano se convierta en un hábito. Come de todo: manzanas, plátanos, naranjas, peras, melón, col, brócoli, judías, tomates, patatas, lentejas, guisantes, pan integral, huevos, arroz, mantequilla, queso, yogures, leche entera, frutos secos, miel, etc. El propio cuerpo es sabio y te pide lo que necesita en cada momento, solo tienes que escucharle. Mantén una alimentación completa con aporte total de energía: hidratos de carbono, grasas, proteínas, vitaminas y minerales.

En resumen, aplicar estos 5 principios de forma habitual – alguno lo podrás hacer al ir al trabajo, en una sala de espera, mientras esperas la comida del restaurante, paseando, otros te requerirán más dedicación – lograrás un cuerpo más firme y en forma, mejorarás tu salud y bienestar, eliminarás estrés y tensión y aumentarás tu capacidad de concentración.