¿Has descansado en vacaciones?

septiembre 1st, 2015 | Posted by carlosfernandezgallardo in Calidad de vida

Ya para casi todos las vacaciones se han acabado; el nuevo curso escolar está a las puertas y el tiempo nos dice que el verano va dejando paso al otoño. ¿Qué tal han ido estas vacaciones?

Tal vez hayas decidido escapar a algún lugar remoto, cambiar de aires, relajarte o por el contrario irte a un voluntariado…pero, en cualquier caso ¿has conseguido descansar de verdad?

Lo primero de todo para descansar bien, es saber qué o quién es lo que nos cansa. Tal vez te cansa tu trabajo, tu jefe, la suegra o la cantidad de actividades en las que está implicado durante todo el año. Tal vez estás cansado de no hacer nada o cansado de estar cansado.

Se me ocurre que hay tres formas de descansar, una para cada tipo de cansancio. Puedes descansar físicamente, si estás cansado del trabajo físico, de tanta actividad, de correr maratones o de dormir poco. Este cansancio es el más fácil de recuperar. Basta con un poco de sueño reparador, una buena alimentación y listo.

Hay otro cansancio del que es un poco más difícil recuperarse; el cansancio mental. Tal vez tu día a día sea de mucho pensar, gestionar y coordinar, donde el estrés está a la orden del día. Mil problemas, mil frentes abiertos. En definitiva, mil cosas que demandan tu atención en las que hay que pensar. Para descansar de este tipo de cansancio no es suficiente una escapada de unos días. Es necesario hacer realmente un esfuerzo por desconectar la cabeza de todas esas preocupaciones y saber cortar con ellas. El cambio de aires físico por supuesto que favorece y ayuda al cambio de aires mental, pero también tenemos que saber delegar, dejar de sentirnos imprescindibles y que somos el centro de nuestro universo. Saber decir que no a tiempo puede ser también de gran ayuda.

Por último se me ocurre que hay un tercer tipo del cansancio del que es mucho más difícil recuperarse. Ese cansancio emocional por una situación complicada sostenida en el tiempo. Puede ser una enfermedad, un problema familiar o una situación de insatisfacción personal o profesional, causada por un motivo u otro. En estos casos unas largas vacaciones tan sólo nos darán un poco de alivio pero poco más. Entonces ¿qué hacer cuando la situación sobrepasa nuestros limites o se escapa de nuestro alcance?

Yo creo que en este caso todos necesitamos conectar con nuestro centro, con nuestro “yo transpersonal”, con nuestro Ser Superior. Cada uno que lo llame como quiera. En este caso, no es nuestro cuerpo ni nuestra mente, sino nuestro espíritu el que necesita alivio. Hay quien se hace unos ejercicios espirituales o hay quien se marcha a Nepal para encontrase consigo mismo. Hay quien entregándose a los demás, a los más desfavorecidos, es como encuentra este descanso.

Sea como fuere, no esperes a estar a punto de explotar. Todos sin excepción, de un modo u otro necesitamos descansar para rehacernos por dentro, para volver más fuertes, con más vitalidad y con más energía.

Busca en el ajetreo de tu día a día ratos que te permitan descansar de la manera más adecuada: Cuerpo, Mente y Espíritu.

Os dejo con un spot publicitario muy divertido de Decathlon que viene al caso.

Por favor, comparte esto con tus amigos si te ha gustado. Un abrazo y muchas gracias por leerme.

Carlos

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 Both comments and pings are currently closed.