¡Quién dijo miedo!

junio 1st, 2014 | Posted by carlosfernandezgallardo in aprendizaje

Tal vez te encuentres en ese momento en tu vida en el que no te gusta lo que hay, lo que haces, pero tampoco sabes muy bien cómo cambiarlo; es más, el mero hecho de pensar en ello te esté generando ansiedad. Si este no es tu caso, no hace falta que sigas leyendo el artículo.

Decía Mandela que “cuando no tomamos decisiones en nuestra vida, es la propia vida la que suele imponer decisiones a aquellos que vacilan”.

A mí me pasó que tras 8 años de cómodo trabajo en la misma empresa, de un día para otro, plof! me vi en la calle, desorientado y enfrentado a una situación desconocida en la que no sabía qué hacer ni cómo actuar.

Hemos oído mil veces aquello de salir de tu zona de confort y afrontar nuevos retos. ¡Qué fácil decirlo!

La buena noticia que te traigo es que realmente es fácil y vamos a aprender a hacerlo. En poco tiempo hasta disfrutaremos haciéndolo. Particularmente, jamás he aprendido tantas cosas nuevas, he conocido a gente de lo más variopinta, me he sentido más vivo y he estado más creativo como desde el día en que me quedé sin “mi trabajo fijo”. Es una oportunidad que la vida nos presenta para sacar nuestro mejor yo.

¡Vamos allá! Salir de nuestro círculo conocido, de lo que hacemos siempre y ya sabemos hacer bien, de nuestra rutina, de nuestros compañeros, en definitiva, de lo que nos hace sentir cómodos no es siempre agradable y nos produce miedo. Miedo y ansiedad ante la incertidumbre y lo desconocido. Y desde luego no vamos a salir a no ser que tengamos un buen motivo para hacerlo.

Fuera de este círculo desconocemos cómo movernos, qué nos pasará y nos vemos obligados a aprender nuevas cosas, a cambiar nuestros hábitos y conductas. Fuera de este círculo está lo que se conoce como zona de aprendizaje.

¿Cómo hacer para pasar de la zona de confort a la zona de aprendizaje? Como todo en la vida, con determinación y esfuerzo.

Empieza con un objetivo, con algo que quieres cambiar y mejorar en tu vida, que te motive, que te apasione, ya sea a nivel de salud, a nivel personal, profesional, de relaciones con los demás, etc… Ese algo es el motor que nos mueve a dejar a un lado nuestro papel de víctima, a dejar a un lado el echar la culpa a los demás, a quejarnos por nuestra mala suerte, para empezar a tomar las riendas de nuestra vida, asumir nuestro protagonismo y empezar a construir nuestro sueño. Tu objetivo será la motivación necesaria para el cambio que deseas.

Una vez que tenemos bien identificado nuestro objetivo, vamos a empezar por dar un primer paso pequeñito hacía él; sólo uno (como la comida de la abuela, poco a poco y a fuego lento).

Si pretendemos abarcar mucho e ir muy deprisa, corremos el riesgo de saltar de la zona de confort a otra zona mucho, mucho más alejada, llamada la zona de pánico, en donde nos pueden entrar los siete males, nos vamos a paralizar ante tanta incertidumbre y tantas cosas por hacer y al final nos va a entrar el miedo.

Así pues, vamos a pensar en una cosa, y sólo una, que esté en nuestra mano y que podamos hacer ya para salir de la zona de confort y acercarnos un poquito a nuestro objetivo.

Curiosamente, cuantas más veces repitamos ese pasito o cuantos más pasitos demos, más fácil nos vamos a ir metiendo en la zona de aprendizaje y sin darnos cuenta llegará el momento en que nuestra zona de confort se habrá expandido y sabremos movernos sin problemas en lo que antes veíamos casi imposible. Sólo es cuestión de práctica. ¡Pruébalo! Es gratis y de verdad, funciona.

No hay trucos ni recetas milagrosas, descúbrelo por ti mismo. ¡Adelante!

¿QUÉ QUIERES CONSEGUIR?
¿QUÉ PEQUEÑO PASO VAS A DAR HOY PARA ESTAR MÁS CERCA DE TU META?

Os dejo un conocido vídeo para ir abriendo boca.

Seguimos en contacto. ¡Estoy deseando que me cuentes tus proyectos!

Un abrazo,
Carlos

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 Both comments and pings are currently closed.