Relájate en 10 pasos (de los de caminar)

septiembre 22nd, 2014 | Posted by carlosfernandezgallardo in Calidad de vida

Hace unos de meses tuve una situación de bastante tensión en el trabajo. No era nada muy importante. Había que entregar unos informes a contrarreloj; habían salido mal los números y había que repetirlos. Bueno, un poco de estrés no vino mal. Los informes salieron correctos a tiempo. Todo ok. Uf!. ¡Que nervios!

Hoy quiero contarte cómo de fácil es relajarse y librarte de malos rollos en tan sólo 10 pasos.

caminar

Puedes hacerlo en cualquier momento; a la hora de la comida, a la salida del trabajo, antes de empezar el día. Cuando tú lo necesites y en donde tú quieras. Si te es posible, sal a la calle y vete a un lugar distinto de donde estabas con el mal rollo. Si es un sitio un poco apartado, mejor.

Busca un espacio libre en el cual puedas caminar unos 10 pasos al frente sin obstáculos. Cierra los ojos. Toma 3 respiraciones profundas, calmadas. Esto es fundamental. Coge bien de aire, toma conciencia de cómo entra por tu nariz y llena tus pulmones de oxígeno, de vida, de energía vital; llénalos a plena capacidad. Puedes prestar atención mientras lo expulsas, eliminando en cada exhalación todo aquello que tu cuerpo ya no necesita.

Una vez realizadas las 3 respiraciones y con los ojos cerrados o entreabiertos – como tú prefieras, si temes chocarte – comienza a andar. Da sólo un paso. Corto o largo, como prefieras, pero sólo uno. Sigue llevando tu atención a la respiración. Tómate el tiempo que necesites antes de mover la otra pierna para alcanzar a la primera. No hay prisa. Sigue respirando.

Cuando tú quieras, empieza a dar el segundo paso. Esta vez un poco más despacio que el anterior. Primero una pierna. Busca el equilibrio. Respira. Ahora ya puedes mover la otra pierna.

Da el tercer paso. Despacio. Como camina un gato con sigilo, en silencio, apoyando sus almohadillas. Camina como si temieras que se pudiera quebrar el suelo bajo tus pies. No hay prisa. Suave. Respira.

Da el cuarto paso, buscando la armonía entre tu respiración y tus paso. Cada vez puedes ir caminando más y más despacio y hacer tu zancada más y más corta. Sigue prestando atención sólo a tu respiración. Suave.

Sin prisa, empieza a dar el quinto paso. Al igual que antes. Lleva tu atención a tu respiración. Sin prisa. Con cariño. Con ternura. Primero una pierna y después la otra. Imagina que vas caminando sobre seda.

Sigue dando un paso tras otro, hasta que notes que eres capaz de caminar como a cámara lenta, sintiendo sólo tu respiración. Oyendo sólo tu respiración. Lo que hay alrededor de ti no importa; ni ruidos, ni voces, ni personas, ni coches, ni pensamientos. Todo está bien. Todo forma parte del ejercicio. Respira. Sigue caminando lenta y suavemente.

Cuando haya contado hasta diez, puedes detenerte. Saborea el momento. Presta atención a tu sensación de bienestar. Los malos rollos han desaparecido. O quizás, por lo menos su efecto negativo se ha atenuado. Bien. Toma otras 3 respiraciones profundas, a conciencia. Poco a poco abre los ojos. Despacio. Deja que la luz entre de nuevo en ellos y los ilumine.

Disfruta el momento.

Un abrazo,

Carlos

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 Both comments and pings are currently closed.