Tu vida. El mejor regalo

junio 30th, 2014 | Posted by carlosfernandezgallardo in Calidad de vida

¿Alguna vez te has preguntado para qué estás aquí, en este mundo? ¿Qué huella quieres dejar cuando ya no estés en él?

El otro día hablaba con mi padre sobre estos temas mientras nos tomábamos una cerveza en el jardín de mi casa. Hablábamos sobre el mundo, sobre Dios, sobre el sufrimiento, sobre el reparto de la riqueza, la suerte o el infortunio y de cómo hay infinidad de diferentes y únicas realidades, una por cada ser humano. La suya, la mía, sin grandes preocupaciones, acomodados, disfrutando de una tarde agradable. No está mal. Mientras a la vez, en ese mismo instante un niño se moría de hambre en otro lugar del mundo (seguro que un lugar no tan lejano como tú y yo estamos pensando en este momento).

Y yo preguntaba ¿Y?

A veces el dolor ajeno nos impide disfrutar de la suerte que tenemos; nos entristecemos, no entendemos lo injusto del mundo ni vemos a un Dios bondad. Pero también puede ser al contrario… que en tu realidad y teniendo muy muy presente el sufrimiento ajeno,  precisamente por ello te sientas agradecido, disfrutes a tope la vida que se te ha regalado y la compartas con todo aquél que te rodee, especialmente con quien más te necesite.

Un amigo mío una vez me ponía la siguiente metáfora. “Cuando hago un regalo a mi sobrino, lo que más feliz me hace es ver cómo mi sobrino se siente agradecido y en seguida se pone a jugar con el juguete. Pues imagínate cómo se siente Dios, el creador, las fuerzas del universo, la madre naturaleza o en quien quieras creer que te ha dado la vida cuando ante el maravilloso regalo de la vida, pasas por ella sin pena ni gloria, o bien, por el contrario la vives y disfrutas a tope, en el buen sentido de vivirla y disfrutarla”  (Ojo, y no digo que la vida que te ha tocado vivir tenga que ser un camino de rosas).

Creo que siempre tenemos la capacidad de elección; está en nuestra mano el elegir la postura que tomamos ante lo que se nos presenta. Yo no soy modelo de nada y es muy fácil hablar cuando las cosas van bien. Y tú, ¿en qué lado estás?

Un abrazo,

Carlos Fernández

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 Both comments and pings are currently closed.